LA PIEDRA ROSETTA y las Traducciones del Antiguo Egipto

PÁGINA CREADA EN MARZO DE 2014

Página de comentarios de Lectores, imágenes en color y ampliación temática del Libro "Faraón"

PAGINA INICIAL

Libro Faraón

FARAÓN
Piramicasa Gabriel Silva
ISBN 978 1 291 7152 5
www.lulu.com/spotlight/piramicasa

(Sólo en impreso, no se distribuye
en formato digital)

La novela-documento más apasionante y clarificadora sobre los Faraones y el Antiguo Egipto.
536 páginas
Contacto:

 

FARAÓN
PRÓLOGO DE VIKY SÁNCHEZ

La narración se basa en el abundante material histórico y científico recopilado por el autor. Transcurre en el año 8.500 Antes de Cristo. Algunos hechos y objetos pueden parecer anacrónicos, sin embargo abundan las evidencias a favor de la existencia de todo ello, aunque la ortodoxia se niegue a aceptar las pruebas, muchas veces ocultadas de modo deliberado. Sin duda los Lectores disfrutarán de esta narración y hallarán en ella infinidad de conceptos coherentes, que explican muchos "misterios" de Egipto sin ofensa a la inteligencia, la lógica y el sentido común. No se trata de ciencia-ficción, sino de una interpretación histórica interdisciplinaria, que nos acerca un poco más a la comprensión de aquella civilización extraordinaria.
Hemos visto "teorías" alienígenas representadas en películas como "Stargate" que en algún detalle pueden estar más acertadas que las aberraciones de lógica de la egiptología oficial, pero adolecen del mismo problema que ésta: la incomprensión absoluta del modo de pensar y sentir de los grandes constructores de Egipto. Ni que hablar de las "traducciones" que los protagonistas de las historias hacen in situ, como si realmente se supiera algo al respecto en el ámbito académico. Esta narración incluye una campaña bélica detallada que a pesar de su aspecto novelado contiene información importante para cualquier investigador serio, porque en cierta medida los hechos no son lo más importante, sino que se utilizan literariamente para exponer un modo de sentir y de pensar, por lo tanto el modo en que habrían actuado los personajes.

Aún así, los hechos narrados no pueden haber sido muy diferentes de lo expuesto, ya que se desprenden de lo que se ha ensayado una serie de lecturas radiestésicas a doble ciego, lo que implica un método científico, implicando a personas que no se conocen entre sí. Objetivamente, debemos aceptar que los hechos narrados por los radiestesistas con una alta concordancia fueron tal y como se revela en sus factores comunes, o explicarlo como un fenómeno de telepatía entre los participantes. ¿Cuál es la posibilidad más aceptable?

La lógica de la interpretación de la herencia hermética y las conductas bien conocidas de las personas coherentes con dicho Conocimiento, nos aportan lo que falta. Un ejemplo es el mismo autor, que conocedor de los efectos de las pirámides desde los catorce años de edad, ha dedicado su vida a la investigación, desentrañando paso a paso los misterios que envolvían las construcciones más perfectas y maravillosas de todos los tiempos. Si bien en lo físico y material ha descubierto con los equipos científicos que ha dirigido, la verdadera forma molecular del agua, los efectos terapéuticos y conservantes de las pirámides, no se ha quedado en ese terreno, sino que ha buceado en la profundidad motivadora de la ciencia de la Ciencia de las Pirámides, para hallar el contenido esotérico y metafísico, por lo tanto Trascendental de la herencia ancestral. Una herencia dejada para la evolución y en especial para la Libertad en el más amplio sentido de la palabra, de las civilizaciones venideras.

Gabriel no ha "inventado" gran cosa, como él mismo sostiene, sino que su mérito está en haber "redescubierto", descifrado y demostrado el valor de semejante herencia dejada a la Humanidad Mortal. Y su coherencia en lo personal ha precipitado finalmente hasta el punto de dedicarse él mismo a fabricar y construir pirámides, dejando de lado sus variados talentos y profesiones, como única forma de hacer concreto y material el resultado de sus investigaciones, dejando apenas tiempo para escribir obras como la presente, en que se revela con diáfano ejemplo la psicología de los antiguos constructores y de una de las más dignas y magníficas civilizaciones depositarias.
La historia oculta de la Humanidad y en este caso una pequeña parte de la Historia de Egipto, sale a la luz de un modo ameno, emocionante, instructivo no sólo en cuanto a historia se refiere, sino a todo el legado que el autor ha considerado de un valor inestimable, porque sólo conociendo la verdadera historia, aproximándonos a ella de la forma más fidedigna, podemos extraer el Conocimiento Sagrado, las ciencias y técnicas que nuestros antepasados desarrollaron y luego se perdieron por catástrofes naturales y otras veces provocadas. Si bien los hechos son en parte novelados, la Metafísica que enseña el libro es real, efectiva y sumamente útil, como los conceptos éticos, la forma de pensar y la idiosincrasia de aquella sociedad egipcia que heredó, preservó y utilizó como digna depositaria el legado de los últimos Hekanef, a los que llamaban "Hombres-Dioses" (por la tecnología que poseían, no porque les adorasen), desaparecidos en su mayoría, primero hace unos 300.000 años, luego hacia el 29.000 A. de C. y tras remontar parcialmente con algunas ventajas tecnológicas desapareció definitivamente hacia el 12.500 Antes de Cristo, después de hacer las últimas reconstrucciones de Pirámides y Templos.

En realidad, como se verá a lo largo de la obra, los egipcios sólo adoraban en el sentido espiritual a un tipo de "dioses" que llamaban "Nutes" (o más seguramente "Anutes" según la etimología hermética), que es decir "esenciales", como Ptah (La Esencia Divina en todos los Seres y en todas las cosas), a diferencia de los hijos de Nut (La manifestación material del Universo, pero a la vez como esencia de la materia o "Principio Espíritu").
Algunos antiguos Faraones se comunicaban con los "Hekanutes", (Magos que llegan a ser dioses) que hoy los metafísicos llaman "Maestros Ascendidos", como Sekhmet, Bastet, Jnum y Anubis, entre otros. Para los egipcios, usando los términos modernos, en esta obra son los "Dioses Ascendidos". El saber Metafísico era propiedad de pueblo en general, no exclusivo de una casta ocultista, como ocurrió desde el segundo o tercer milenio anterior a Cristo, en que sólo partes de dicho Conocimiento Sagrado sólo lo poseía una casta gobernante. Los sacerdotes de la etapa más antigua actuaban como instructores, jamás como "intermediarios" con la Divinidad. Tampoco existía lo que hoy llamamos "religión" en un sentido de "fe", creencias y mucho menos "dogmas", sino un cuerpo de conocimientos que se conoce como "Sabiduría Hermética" o "Leyes de Thot", que el autor ha descifrado completamente y expone en su estructura mayor en el libro "Los Ocho Kybaliones", de los que sólo uno sobrevivió a las quemas y destrucción provocadas por el falso cristianismo a lo largo de los últimos diecisiete siglos. El más conocido, "El Kybalion", es sólo la octava parte del Conocimiento Sagrado.

En el Egipto Faraónico, incluso hasta las últimas mal llamadas "dinastías" (que no eran tales porque había una sucesión por méritos, no por linaje), no existían castas, como muchas veces hace creer la historia oficial, pues los rangos se alcanzaban por méritos, por unas exigencias que se debían cumplir y demostrar al conjunto social. Incluso el Faraón debía cada cierto tiempo pasar por el Heb-Sed y probar que su capacidad para dirigir el país estaba intacta. Un medio socio-político que hoy llamaríamos "democracia perfecta". No había mandatos por "orden divina", aunque algunas acciones fuesen orientadas por los Seres Ascendidos que, por más que se niegue su existencia o se las considere meras creencias o productos de las supersticiones, han dejado una huella tan imborrable, tan evidente y tan indiscutible a toda lógica, como su enseñanza.
Sobre Traducciones del Egipto Antiguo:

Muchos de los nombres de los dioses y algunos personajes han sido dejados tal como la historia académica los ha establecido, no porque el autor considere que son los originales, sino porque no se sabe realmente cuáles eran éstos, ni como se pronunciarían. El idioma egipcio tenía en la época ptolemaica, ya muy reciente, tantas palabras que fue más fácil para los egipcios aprender el latín, el griego y cualquier otro idioma, que para los otros pueblos desentrañar un lenguaje que no podía ser entendido sin poseer una comprensión similar de los conceptos abstractos y el conocimiento metafísico que poseía la masa. Por esa razón no pudieron copiar infinidad de textos ni traducirlos. ¿Cómo explica la historia oficial que durante tres siglos de gobierno ptolemaico no se haya traducido ni un solo jeroglífico al griego o al latín, pero ni siquiera desde el demótico, salvo lo que supuestamente dice la famosa "Piedra Rosetta"? (pulse la imagen para verla en gran tamaño)

Piedra Rosetta  

Por otra parte, creer que la traducción hecha en dicha piedra puede implicar el conocer realmente todo un idioma que ha evolucionado y cambiado a lo largo de los milenios, es como creer que se puede deducir el idioma chino y el árabe en caso de tenerlo en español (o desde cualquier otro idioma) en un fragmento traducido de la misma cantidad de palabras.
El texto de la Piedra Rosetta se ha traducido al español como:

"En el reinado del joven -quien ha recibido la realeza de su padre-señor de las coronas, glorioso, que ha consolidado Egipto y es piadoso hacia los dioses, superior a sus enemigos, quien ha restablecido la vida civilizada de los hombres, señor de las Fiestas de los Treinta Años, como Hefesto el Grande; un faraón, como el Sol, el gran faraón de las regiones alta y baja, descendiente de los Dioses Filopatores, a quien Hefesto ha aprobado, a quien el sol le ha dado la victoria, imagen viviente de Zeus, hijo del Sol, Ptolomeo eterno amado por Ptah; en el noveno año, cuando Aëtus, hijo de Aëtus, era sacerdote de Alejandro…Los sumos sacerdotes y los profetas y los que entran en el sagrario para vestir a los dioses, y los portadores de plumas y los escribas sagrados, y todos los demás sacerdotes... estando reunidos en el templo de Menfis en este día, declararon:
Desde que reina el faraón Ptolomeo, el eterno, el amado de Ptah, el dios Epífanes Eucaristos, el hijo del rey Ptolomeo y la reina Arsínoe, dioses Filopatores, han sido muy beneficiados tanto los templos como los que viven en ellos, además de todos los que de él dependen, siendo un dios nacido de dios y diosa (como Horus, hijo de Isis y Osiris, quien vengó a su padre), y siendo benevolentemente dispuesto hacia los dioses, ha dedicado a los ingresos de los templos dinero y grano, y ha invertido mucho dinero para la prosperidad de Egipto, y ha consolidado los templos, ha sido generoso con todos sus medios, y de los ingresos y los impuestos que recibe de Egipto una parte ha sido condonada completamente y otra reducida a fin de que el pueblo y todo lo demás sea próspero durante su reinado…
Ha parecido bien a los sacerdotes de todos los templos en la tierra aumentar considerablemente los honores existentes al faraón Ptolomeo, el eterno, el amado de Ptah… y se celebrará una fiesta por el faraón Ptolomeo, el eterno, el amado de Ptah, el Dios Epífanes Eucaristos, anualmente en todos los templos de la tierra desde el primero de Toth durante cinco días en los que se deben lucir guirnaldas, realizar sacrificios y los otros honores habituales; y los sacerdotes deberán ser llamados sacerdotes del Dios Epífanes Eucaristos además de los nombres de los otros dioses a quienes sirven, y su clero se inscribirá a todos los documentos formales y los particulares también podrán celebrar la fiesta y erigir el mencionado altar, y tenerlo en sus casas, realizando los honores de costumbre en las fiestas, tanto mensual como anualmente, con el fin de que pueda ser conocida por todos los hombres de Egipto la magnificencia y el honor del Dios Epífanes Eucaristos el faraón, de acuerdo con la ley
".

Supuestamente se sabe lo que dice por estar también en griego antiguo. Sin embargo no se sabe si los jeroglíficos corresponden únicamente al modo fonético o al combinado fonético-ideográfico, ni sabemos a qué letras correspondían realmente ni en qué orden se situaban las palabras. Muchos especialistas y criptógrafos han denunciado la falsedad de la afirmación de que en base a tan escaso texto puedan deducirse los idiomas demótico y jeroglífico. Así lo denunció entre otros, el Dr. Josep Davidovich que hizo su propia interpretación respecto a la Estela del Hambre en la Isla Sohel, descubierta en 1889 por Charles Wilbour,, que supuestamente fue traducida por Brugsch en 1891, por Wilhem Pleyte en 1891, Jacques Jean Marie de Morgan en 1894, Kurt Sethe en 1901 Paul Barguet en 1953 y últimamente por Miriam Lichtheim en 1973. La sucesión con diferencias tan abismales entre sí, demuestra que se trata de simples intentos de traducción, meras teorías, no traducciones.
Volviendo a la Piedra Rosetta, probablemente no es auténtica o bien la traducción del griego antiguo no sea la correcta. Que de ella se haya podido extraer el valor real e íntegro de cada jeroglífico es una de las tantas mentiras de la historia oficial. Ni siquiera se conocen más que algunas pocas palabras del demótico porque han quedado en la toponimia, en voces tradicionales y un porcentaje ínfimo de palabras que hoy componen el idioma árabe.

Pero hay más: Lo peor en esta traducción es que el "griego antiguo" habla de "dineros", como si aquella gente dispusiera de una banca internacional o hubiera existido antes de Cartago (y que sólo existió en Cartago, especie de sucursal del Sanedrín de Judea) acabado con las Guerras Púnica, hasta que Constantino en el año 326 de nuestra era creó la primera banca privada de alcance histórico, la "Banka Bizancia". Con ella se reemplazaron las fichas de valor trabajo (sestercios) y los Talentos (medallas intransferibles) por las "monedas" y las cartas de garantía por "billetes".

La transición actual al dinero virtual lleva las cosas al extremo. Pero ninguna civilización sana pudo existir mediante el sistema de esclavitud del dinero y bajo este "paradigma" económico que ha enfermado la mente y las emociones del mundo, sumado a los millones de mentiras en la literatura, la educación y la cinematografía, es imposible comprender el modo de sentir y pensar de las civilizaciones que nos precedieron.
Al momento de publicación de este libro, el autor no ha conseguido una traducción independiente de la Piedra Rosetta desde el griego antiguo a pesar de las muy diversas solicitudes a universidades y profesores. En esta obra el autor enlaza la guerra con una clarificación sobre la economía y aspectos metafísicos, que permiten no sólo comprender a los antiguos egipcios, sino extraer un caudal de conceptos que sin duda serán para los Lectores, claves para los cambios que deseamos en nuestro mundo actual. Ningún cambio que valga la pena puede esperarse sin la ruptura interior con las creencias impuestas sobre el origen y destino de la humanidad.
Viky Sánchez - Enero de 2014


Somos fabricantes y constructores de pirámides desde 2001
TECNOLOGÍA CUÁNTICA PARA PRESERVAR LA SALUD Y MUCHO MÁS !!
NO NECESITA "CREER" ¡ INFÓRMESE !

 

Contacto



VIAJE A EGIPTO CON GABRIEL SILVA

CATARSIS CÁTARA EN EL TEMPLO DE KOM OMBO

 

 



LA CAJA DE PANDORA - Misterios Resueltos de las Pirámides